Image

Relectura del Padrenuestro

0

PADRE NUESTRO

No mío, ni tuyo. No está privatizado. Es nuestro, nuestra y también Madre.

QUE ESTAS EN LOS CIELOS

No en las cuatro paredes de un lugar y tampoco en mi particular manera de creer

y de creerte cuando estamos en crisis.


SANTIFICADO SEA TU NOMBRE

No manipulado como suelo hacerlo, no banalizado en palabrerías disonantes 

para aterrorizar en tiempos de pandemia.


VENGA TU REINO

Reino de justicia, paz, solidaridad y esperanza, que no

está encadenado a mis dogmas ni a mi bibliolatría apocalíptica.


HAGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA

Ayúdame a no confundir mis caprichos y prejuicios con tu voluntad

para no andar imponiéndolos en tu nombre en momentos de incertidumbre.


ASI COMO SE HACE EN EL CIELO

Ayúdame a descansar en tu voluntad cósmica que transciende mi limitada manera de percibirte y experimentarte cuando siento que estás distante. 


DANOS HOY EL PAN QUE NECESITAMOS

Pan para compartir y repartir, no para acumular y vender con sobreprecio en tiempo de pandemia. No sólo a mí, sino a nosotros.


PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS

Son tantas deudas que tenemos con nuestro prójimo. Deudas de solidaridad, de amor, de esperanza de cercanías, de silencios, de ternura, de sororidad. Pensándolo bien, no nos las perdones. Mejor ayúdanos a pagarlas y honrarlas en este tiempo de miedos y angustias


ASÍ COMO NOSOTROS HEMOS PERDONADO A NUESTROS DEUDORES

No es cierto. No siempre perdonamos a quienes nos deben un “aquí estoy”, un “cuenta conmigo”, un “en que puedo ayudarte”; o un abrazo, una palabra de ternura, de esperanza, una presencia silenciosa, una ausencia presente. Porque cuando la vulnerabilidad nos habita requerimos que también se nos cancele lo que se nos adeuda, por eso no perdonamos a nuestros deudores, al contrario, es necesario que todos y todas comencemos a pagar nuestras deudas de humanidad a nuestro prójimo.


Y NO NOS DEJES CAER EN TENTACIÓN, 

En la tentación de reducir la realidad a las redes sociales y su universo virtual.

En la tentación de pensar que lo que está aconteciendo es por tu causa.

En la tentación de escudarnos detrás de algunos textos bíblicos para condenar.

En la tentación de apagar los sentidos para no percibir el Grito de la Madre Tierra.

En la tentación de no replantear nuestra fe antes las nuevas preguntas.


MAS LÍBRANOS DEL MAL

Es que hoy hay tantos males, Padre y Madre nuestra. 

Por eso, líbranos del mal de los fundamentalismos, de la intolerancia, de los reduccionismos, de las generalizaciones, del fanatismo, de los absolutismos, de los dualismos, de la prepotencia, y, en especial, de los sistemas que en tu nombre promueven todos estos males.


AMEN

Rev. César Henríquez

01/04/2020


Suscripción gratuita

Te avisaremos cuando agreguemos nuevos recursos. No te enviaremos más de uno o dos mensajes semanales.