Image

Oración vocal: orar no siempre es fácil

La oración

Orar no es fácil

Una cosa que perjudica y desorienta a los cristianos es asegurar que orar es cosa fácil, tan fácil como hablar con el padre, la madre o el amigo. Comprendo que sea faćil hacer una oración vocal, unas peticiones comunitarias o una comunicación superficial con Dios. Pero profundizar en los misterios de Dios, habituar y habilitar las facutlades psicológicas para el crecimiento de la gracia, condicionando este crecimiento a los vaivenes de la estructura humana, continuar avanzando por las cuestas oscuras y fatigantes de las exigencias de Dios hasta la unión transformante ..., todo este proceso es de una lentitud y dificultad exapserantes. Desde que plantas una semilla hasta que obtienes un zapallo listo para comer pasa poco tiempo. Pero desde que plantas una semilla hasta que obtienes un roble pasan muchos años. La cuestión es qué buscamos, ¿robles o zapallos?. Entre las operaciones humanas, el avanzar a fondo en la vida con Dios es la operación más dificil. Orar no es fácil.

Cuando nos enfocamos en la gracia de Dios, vemos que el da de su gracia a todos. Aunque da distintos dones a distintas personas. A algunas quizá le de una gracia especial respecto a la oración, mientras otros tendrán que poner más de su esfuerzo. Sea como fuere, con un poco de oración, sin perseverancia ni disciplina, no esperemos una fuerte experiencia de Dios, tampoco esperemos vidas transformadas ni profetas que resplandezcan.

Orar es un arte

Aunque orar es fundamentalmente obra de la gracia, es también un arte y como tal está sometido a nivel psicologico a las normas de todo aprendizaje como en cualquier actividad humana. El orar bien exige, pues, método, orden y disciplina. En una palabra, técnica.

Claro que una persona sin necesidad de técnica alguna puede descubir los insondables misterios de Dios por la simple vía de la gracia extraordinaria de parte de Dios mismo. Pero esas gracias no se merecen ni se consiguen a pulso. Se reciben fuera de todo cálculo y lógica porque son gratuidad absoluta.

La técnica sin la gracia no logrará ningún resultado. Pero también he observado que almas dotadas de gran potencia han quedado en las primeras rampas de la vida con Dios por falta de esfuerzo y disciplina, cuando en realidad habían recibido alas para volar alto. Pensemos en cuantos años se necesitan de estudiar técnicas, de disciplina, de esfuerzo para que una persona llegue a ser un buen músico, pintor o escritor. Si orar es un arte, no soñemos con alcanzar un alto estado en la vida con Dios sin energía, orden y método. Es cierto que aquí contamos con un maestro que puede echar por la borda todos los métodos, meternos en las veredas más sorprendentes saltando por encima de las leyes psicológicas y pedagógicas. Pero normalmente Dios se somete a las leyes evolutivas de la vida.

Este proceso lento y evolutivo es válido para toda la vida y no solo en la oración

Archivos
Oración vocal

Material extentido en PDF


Suscripción gratuita

Te avisaremos cuando agreguemos nuevos recursos. No te enviaremos más de uno o dos mensajes semanales.