3190 visitasEl abrazo

El abrazo es como el alma y el cuerpo. No pueden dejar de estar
juntos. Cuando se abrazan soy persona.
No se si te pasa lo mismo. Cuando te abrazo es como decirte que
quiero estar contigo.
Es lindo sentirnos juntos.
Y ese rato dura, permanece, se queda en el tiempo. Porque el
tiempo no mata al amor pero es el amor el que da vida al tiempo.
El abrazo viene del alma. Desde el fondo de la tierra como las
raíces. Y como la semilla se abre en tronco y ramas y se hace
árbol.
El abrazo no roba energías. Da fuerzas. Es la alforja compañera del amor para el camino. No le importa poseer. Parece agarrarse, pero no, me da libertad. Consigue que suelte mi amor para que vuele al
nido del amigo y de la amiga.
Al calor del abrazo nos encontramos. Al calor del abrazo nos despedimos. Porque en la vida siempre hay que irse. Pero el abrazo
deja marcas y sella amistades que llevo conmigo en los hombros del viento de la vida.
El abrazo es como la flor. Un ratito, no más. Pero te deja el color de la belleza, el gusto por seguir viviendo.
Las cosas no pueden abrazarnos. En el abrazo nos hacemos personas, humanos.

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión