3683 visitasDios se quedó en el basural para reciclar la vida

"Feliz Navidad" se gritan los vecinos de vereda a vereda. Es una frase hecha. Pero da gusto oirla, en medio de tanta "misiadura" y
ondas fúnebres que arrecian. Un poco de aliento viene tan bien para respirar aire puro un rato.
Pero el comercio secuestró la Navidad y la plastificó en cuotas, vidrieras, esloganes. Y nos quedamos sin mensaje, sin novedad, sin
sentido... Navidad ya no es NAVIDAD:
La gente necesita una pausa, una tregua, en este trajinar de terroristas por un lado y de guerreros por otro, en una sociedad con
mucho miedo y poca paz. Ya nada parece fácil. Y casi todo ya dejó de ser bueno, bonito y barato.
La gente necesita un momento de alegría. Y un poco de champagne o sidra ayuda. Y una cena puede dar fuerzas, y hasta reunir los
separados. Hasta algun regalo puede todavía decirnos que hay algo que rompe el interes, interesadamente interesado.
Lo malo que Navidad sea solo eso. Y acabe cuando terminen los cohetes y los brindis.
Navidad en el Evangelio es un drama que termina bien. No hay aborto.
Hay vida. No hay soledad, sino pastores, gente. No hay tristeza sino alegría en coro de ángeles.
Sea símbolo o realidad no importa. Importa el caudal de su mensaje, el sentido.
José y María la pasaron mal. No se abrieron puertas esperadas, se cerraron. Entonces, calle, camino y campo. No hubo lugar sino
rechazo.
Faltaron partera, ginecólogo y sala maternal. No hubo tiempo de ir al shopping y equiparse de cuna, enseres y ropa de bebe.
Y a pesar de todos los pesares triunfa la vida. Y nace el Niño. "Un niño nos ha nacido". Una espera vieja como el Antiguo Testamento. Ahí está la alegría: es decir: Dios. Ahí está el amor: es decir: Dios.
Porque lo que importa en definitiva, en última o primera instancia es la vida. No son las cosas. Ellas dan ambiente, forjan el decorado, arman el escenario, pero lo que da vida son los personajes, los actores, los protagonistas.
Navidad nos sigue haciendo pensar y moviendo a actuar. A ser actores y participar. Porque el Gran protagonista, el pequeño, débil,
indefenso, inocente Jesús vuelve a decirnos en su sollozo de Belen que los humanos no somo descartables como las botellas, no pueden reducirce a residuos, no pueden tratarse como basura a tirar.
Navidad es la fuerza de otro mundo, débil pero solidario, que irrumpe desde dentro de este mundo de shoppings y basurales, para tejer de nuevo (Navidad) el viejo respeto de la fraternidad. Que nos volverá justos y justas, la única manera de eliminar los terrorismos, quebrar la insanía de la violencia y de la guerra: la muerte. La unica manera de construir la paz. Es decir la vida, el bienestar de todos para todos.
Que tengamos !! UNA (ponga ud. el adjetivo) ... NAVIDAD !!

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI
Temas: Navidad

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2002-11-22 08:58:01
oscar villagrán
10
Me parece que esta reflexión de Juan se ajusta a la realidad de la Navidad en América Latina. No nos quedemos en el relato folclórico,del pesebre,los pastores,los magos etc.Pensemos en esta pobre pareja que no encuentra lugar para donde nacer su hijo y sigamos leyendo más adelante que el evangelio nos dice que tienen que tomar al niño y marcharse al exilio para salvar su vida. ¿No nos suena a algo conocido? Tantos y tantas hermanos y compatriotas que hoy se tienen que ir al exilio, para buscar una vida más digna. Osacr Villagrán. Uruguay