3810 visitasCena de Navidad

En una víspera de Navidad, un exitoso hombre de negocios se apuraba a llegar a la carnicería antes de que cerraran.

- ¿Va a comprar su pavo de Navidad?
preguntó un amigo.

- No. Hot dogs - respondió el hombre.

Después explicó cómo, años atrás, un fracaso rotundo en sus negocios le había quitado toda su fortuna.
Había tenido que enfrentar la Navidad sin trabajo ni dinero para regalos, y con menos de un dólar para comprar comida. Ese año, él, su esposa y su hija pequeña dieron las gracias antes de cenar y comieron hot dogs.

- Toda una jauría de ellos - rió.

Su esposa le había puesto a cada salchicha, palillos de dientes que simulaban las piernas, y pajitas para las colas y los bigotes. Su hija estaba fascinada, y contagió su alegria a todos. Después de la cena dieron gracias de nuevo por el momento más amoroso y festivo que habían tenido jamás.

- Ahora es una tradición - dijo el hombre.

- Hot dogs para Navidad, nos recuerda ese feliz dia cuando nos dimos cuenta de que nos tenemos los unos a los otros y de nuestra capacidad de reir y celebrar.

Recordemos que Jesucristo, quien dio origen a la Navidad, debe ser nuestro motivo para vivir los valores familiares de la fraternidad y unidad.

Fuente: EL PREDICADOR (Birmingham, Alabama USA)
Temas: Navidad

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2004-09-28 11:04:08
Joselin Mercado- Febres
10
Me fascinó este mensaje, y lo coloqué en la portada del programa que repartimos en la iglesia los domingos. Me llegó muy profundo ese mensaje.
2001-12-26 15:11:47
doris maritza pineda piragauta
10
Es cierto, no debemos perder la esencia de la navidad, desprendernos de cosas materiales es bueno, pues uno valora aún más las cosas bellas que tiene nuestra familia.