7150 visitasAspectos cúlticos del compromiso social

A lo largo de la historia de los últimos siglos del cristianismo, se ha tenido la tendencia de considerar como Teología Primera todo aquello relacionado con la adoración, la alabanza, la evangelización,
la oración y el culto. El compromiso social, los aspectos solidarios del cristianismo con los pobres y los aspectos éticos que afectan
a nuestra conducta en relación con el prójimo, se ha tenido, en el mejor de los casos, como una Teología Segunda, cuando no se le ha tenido en el rincón del olvido. Sin embargo, hay muchos textos bíblicos que nos muestran a un Dios que no se complace en el
culto, ni en la alabanza, ni en la oración, cuando no va precedido de una relación con el prójimo en el sentido de compromiso social.

Cuando se olvida al pobre, se le oprime, se le despoja o se pasa de largo ante su dolor, se imposibilita toda relación cúltica: "Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré". Y así, Dios hablando por el
profeta Isaías, está rechazando el culto porque falta algo esencial: "Aprended a hacer el bien buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda". Esto era lo que faltaba para que el culto a Dios sea acepto. Así,
inmediatamente después, Isaías dice: "Venid luego". No antes. No molestéis al Señor vanamente. Esto lo podéis comprobar
leyendo Isaías 1:10-20.

Por tanto, el compromiso social está estrechamente ligado al culto y se nos muestra, así, la vida cristiana como un conjunto, un todo que abarca la relación vertical con Dios y la horizontal con
el prójimo. No puede funcionar lo vertical si no funciona simultáneamente y va precedido de la responsabilidad que el hombre tiene para con su hermano. El compromiso social es un requisito previo para el culto. Sin esto, el culto se convierte en "metal que resuena o címbalo que retiñe" que hace daño a los oídos
del mismo Dios.En la Biblia se nos muestran grupos religiosos que buscan a Dios
cada día, que piden justos juicios, que quieren saber los caminos de Dios, que ayunan, que inclinan su cabeza como junco y hacen cama de cilicio y de ceniza. No se puede ser más religioso, buscando a Dios
continuamente. Sin embargo Dios no contestaba. Estos religiosos acaban montando en cólera contra Dios por su falta de respuesta. Y Dios les dice: me buscáis "como gente que hubiese hecho justicia".
Dios no escuchaba sus peticiones ni se daba por aludido en sus cultos porque no cumplían con los requisitos previos: el compromiso
social con el prójimo. Ayunaban y hacían todo tipo de rito, pero oprimían a sus trabajadores y pasaban de largo ante el clamor de los pobres.

Dios rechaza su ritual y les dice: ¿No es el auténtico ritual el que "partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?". Hasta entonces, yo no responderé ni escucharé, dice el Señor. Así, cuando se cumple el requisito previo al culto, responde el Señor. Así dice la Escritura: "Entonces invocarás y te oirá el Señor clamarás y dirá él: Heme aquí." Esto lo podéis ver en Isaías 58.

Jesús recoge toda esta temática y la concentra diciéndonos que antes de ir al templo con ofrendas, nos reconciliemos con nuestro hermano. Y la definición de la
auténtica religión de Santiago, pone en primer lugar el atender a los huérfanos
y a las viudas en sus tribulaciones.

¿No se ve relación entre el culto y la obra social? ¿No se ve la vida cristiana como algo integral con todos los elementos coimplicados y sin que haya nada que
afecte a la vida cristiana que se pueda llamar secundario? ¿No callará Dios muchas veces porque nuestro compromiso social lo
hemos olvidado? ¿En qué consiste el auténtico culto?

Tomado de: Imagen y Comunicación protestante de España

www.icp-e.org

Usado con permiso

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2002-09-24 23:49:13
Olga Cárdenas de Flores
10
Muy hermoso y motivo de Reflexión los Cristianos tenemos una gran responsabilidad y es imposible callar ante tanta injusticia social que estamos viviendo, y aunque algunas veces no ocasione problemas, el Señor nos proteje de todo mal. Dios les siga bendiciendo.