1760 visitasARRIESGARSE POR OTROS

“... recíbele como a mí mismo” (Filemón 17b)

2 Corintios 5:21
“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado”

Llama la atención notar que ésta es la tercera vez que Pablo insiste con el mismo imperativo ante Filemón: ¡recíbele! En dos de esas oportunidades el apóstol se pone en lugar del necesitado y corre el riesgo de identificarse con el que ha caído en desgracia: “...como a mí mismo”, dice el apóstol.
Tomar el lugar del otro, meternos en su piel, calzar sus zapatos, sufrir su desnudez puede ser muy riesgoso: nos pueden confundir, asociar, estigmatizar.
Pablo no tuvo ninguno de esos temores. El puso el pecho y la cara por Onésimo. Dejó de lado los cálculos sobre pérdidas y ganancias, y en esa experiencia descubrió la belleza infinita de amar radicalmente, como Cristo nos ama.
Abrirnos para recibir al otro, hacernos vulnerables a su llamado, permitir ser permeados por su condición, eso es verdaderamente arriesgarnos por el otro.
Oración:
"Señor, como yo en Ti, mi prójimo en mí".

Fuente: Eirene Argentina
Temas: Perdón

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión