5374 visitasAp. 1: 4-8

Ap 1: 4-8. Jn 18: 33-37. Dn 7: 13-14. Sl 93.

1- Situación de los cristianos en el Apocalipsis.
Sufrimiento y persecución cada vez más fuertes.
Poder político que exigía total adhesión. El emperador era considerado como Dios.
El promedio de vida de un esclavo que era llevado a las colonias eran dos años.

Tal vez sea este sólo un ejemplo de lo que se logra en la humanidad cuando construimos sistemas, sociedades, relaciones, o cualquier otro logro humano basado en el poder, el egoísmo, el rencor.
Aún la familia o una amistad no pueden incorporar estos valores como su fundamento sin riesgo de perderse.
Podemos ver a diario como se destruye todo aquello que se sustenta sobre estos valores, que son muy propios de nuestra naturaleza humana. Nada con sentido, nada que lleve a plenitud, nada que nos haga crecer, nada que fortalezca nuestros lazos y nuestras relaciones puede llegarnos por este camino.
Un sistema tal sólo puede mantenerse por la fuerza.

2- El reino y el poder de Cristo.
El texto nos habla de un reinado de Cristo. Un reinado sobre los reyes de la tierra, un reinado que tiene gloria y poder, un reinado que no tiene fin. Un rey que es, era y ha de venir, es decir un que tiene en sus manos el fin de la historia. Un rey soberano y además fiel a su propio pueblo.
Nos dice el Apocalipsis que este rey nos ama y nos lava con su sangre.
Es decir que toda la gloria y el esplendor está fundado sobre el amor y el perdón, sobre alguien que en lugar de demandar nuestra vida o cosas, o impuestos (nuestra sangre), entrega el mismo su sangre por todos, dándonos la posibilidad de una vida nueva y el ejemplo de vida de como hemos de vivir en su reinado.

3- Cómo podemos entrar a la presencia de este reino.
Solamente gracias al amor de Cristo y su perdón. Es Él quien con su sangre nos hizo reyes y sacerdotes para vivir en el amor y el perdón. Con su entrega nos libera hasta de preocuparnos por como entraremos. Sólo debemos presentarnos tal cual somos a su presencia. Es Él mismo quien nos prepara para estar con él.
Pero cuidado, no podremos entrar a medias. El costo de nuestra entrada fue la muerte de Cristo. No es esto que debamos tomar a la ligera. Cristo no quiere lo que sobra de nuestra vida, lo que sobra de nuestro tiempo, lo que sobra de nuestros dones. No quiere sobras. Quiere llevar nuestra vida a la plenitud enteramente puesta en sus manos.

Muchas veces en nuestra vida deberemos optar entre este reino de Jesús y las otras ofertas de otros reinos que a primera vista parecen mas interesantes. Pero que luego se revelan como destructores de la vida en su plenitud. Seguir a Cristo muchas veces va a significar el duro camino de negar nuestros deseos para hacer su voluntad. Vivir amando y perdonando no es cosa fácil. Pero el reino de Cristo no es un reino de facilidades, pero sí de plenitud. En este camino podremos ver cómo se construyen cosas, sistemas y relaciones duraderas

Hoy compartimos el culto con los confirmandos quienes están preparándose para conocer a este salvador Jesús y seguirlo. Que puedan hacerlo con cariño y dedicación porque están eligiendo un camino que lleva a la vida.
Y que quienes ya hemos hecho esta elección antes podamos mantenerla todos los días de nuestra vida.

Fuente: selah

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2001-06-28 18:50:39
maria alvarez
7
me parecio interesante.gracias