1906 visitasAL AMADO: “...al amado Filemón...”

Efesios 5:19

“... hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales...”

Las expresiones verbales que utilizamos para dirigirnos a una persona pueden manifestar una profunda valoración o una desquiciante degradación. Cuando Pablo inicia su carta a Filemón, llamándolo “amado”, no estaba utilizando un ardid diplomático para ganarse su simpatía más bien estaba valorando a su amigo y lo que es más importante, se lo estaba expresando.
Las palabras que expresan valoración para un amigo, un hijo, un hermano, están tan llenas de gracia que enriquecen todas nuestras relaciones. Por el contrario, aquellas que denigran o hieren, tienen el poder de destruirlas. Tal vez nuestra hija rompió la loza mientras aprendía a lavarla, o manchó la hoja del cuaderno, o falló en el intento de aprobar un examen...
Nada será tan destructivo como lapidarla con palabras duras e hirientes.

Oración:
"Ayúdanos en este día, Señor, para que de nuestros labios brote una genuina palabra de valoración y estímulo. A no dar por sentado que los demás saben de nuestro aprecio, sino que además de nuestras buenas intenciones, son las buenas expresiones las que proveen aceptación y aprecio".

Fuente: Eirene Argentina
Temas: Valoración28|Palabr

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión