5972 visitasAire de esperanza

Lo que sigue es una propuesta litúrgica para las celebraciones de los domingos de preparación de nuestra comunidades para la Cumbre de los Pueblos a celebrarse en Mar del Plata, Argentina del 2 al 4 de noviembre del 2005.

Esta propuesta es una celebración de resistencia al sometimiento y compromiso con nuestro continente y sus pueblos fue elaborada por religiosas y religiosos, laicas y ministros de la Regional Quilmes-Florencio Varela-Berazategui del MEDH. Participaron también con sus aportes la Pastora Ana María Vargas, el Pastor Gerardo Oberman y el Dr. Juan Yadhjan


AIRE DE ESPERANZA
Para celebraciones en templo y otros el 23 de octubre de 2005


(En lo posible en las paredes del lugar de celebración se expondrán carteles, fotografías y/o afiches realizados por los diversos grupos de catequesis y encuentro existentes en la parroquia –chicos, jóvenes, adultos, mujeres- en los cuales se trabajó previamente el tema.
Estos afiches debieran expresar con claridad la triple dimensión –denuncia y anuncio- del símbolo “aire” hoy para nosotr@s:
- La polución y contaminación criminal por los poderosos de nuestro tiempo del aire imprescindible para la vida de la creación
- También nosotros somos sujetos de contaminación: Con nuestros desechos, pero también con ruidos innecesarios, ¡ante todo la TV!
- El aliento de vida de todos los seres es sagrado, y Dios mismo se compromete a sostener y defender también hoy la vida que creó.
Como símbolo del aliento de vida del Espíritu presente entre nosotros a pesar de todo, en el espacio de la capilla fueron distribuidos una buena cantidad de globos de gas, que se elevan atados con hilo a los bancos y/o otros muebles o elementos.


1.-Introducción general:
Animados y animadas por el Espíritu, y con la fuerza de la fe, nos reunimos nuevamente en comunidad para continuar reflexionando sobre los desafíos que la vida humana nos plantea, en este continente tan vital, y al mismo tiempo, tan herido y explotado.

La Palabra nos habla claramente, llamándonos a ser capaces de ver, discernir, y optar en consecuencia:
“Hoy pongo delante de ti: la vida y la felicidad, la muerte y la desdicha...elige la vida” (Dt 30, 15-20).

Queremos sumar nuestras fuerzas, manos y corazón, con quienes cotidianamente eligen la vida, y luchan por ella. Queremos DECIR BASTA a todo lo que nos lleva a la muerte en nuestro planeta, y a quines optan por ella, pensando sólo en sus beneficios.
Cantemos la canción que nos acompaña en la preparación a esta nueva CUMBRE DE LOS PUEBLOS. Participemos con nuestra voz, nuestra reflexión y nuestro compromiso.

Cantamos tod@s: ¡Decimos BASTA, decimos NO!

2.-Introducción particular:
Dios nos regaló su Espíritu, su aliento de vida, y gracias a ese soplo existimos.
Hoy queremos destacar el valor y el sentido del aire para nosotros pues sin el Espíritu de Dios y sin el Aire del planeta, creado por Él, no vivimos.

(Se puede comenzar haciendo un ejercicio que nos ponga en contacto con la necesidad de respirar aire bueno: salir al aire libre, si se puede, concentrarnos en nuestra respiración, sentir cómo llega a los pulmones y a todo el cuerpo sentir el aire que nos rodea, el viento, los ruidos, los olores, etc. Nos quedamos con ojos cerrados escuchando alguna música “con sonidos del viento” e inspirando profundo en el patio de la capilla.

-Alguien, convenido con anterioridad, enciende a escondidas un pedazo de goma o plástico o arranca y deja encendido el motor de un auto.
Nos exponemos a sentir la agresión del gas, del humo, del ruido,,,
Al concluir la experiencia, comentamos en pequeños grupitos qué cosas hemos sentido o pensado durante el ejercicio: ¿Qué nos dice sobre el tema?

Compartimos en plenario lo que sentimos, pensamos, aprendimos de otr@s en esta experiencia: ¿Qué nos dice sobre nuestro Aliento de Vida?

3- Momento de valoración (se invita a orar compartiendo los textos en copias o haciéndolo leer distribuido entre vari@s)

-Alabemos a Dios Padre y démosle gracias por dejar que su Aire nos inspire la vida, buscando cuidarlo y defenderlo a través de los siglos.
-Alabemos al Hijo y démosle gracias, porque nos donó su viento, su espíritu de vida, entregándose a todos y especialmente los pobres de nuestra tierra dejando su clima de compromiso y hermanada universal.
-Alabemos al Espíritu Santo y démosle gracias, porque nos inflama con un aire nuevo de pluralidad, de encuentro, de resistencia y de utopías esperanzadoras. Porque nos anima a la organización social y eclesial, en la necesidad de denunciar proféticamente la polución contaminante y todo lo que enrarece el aire destinado a la vida de la creación y de todos los seres humanos.

4.- Toma de conciencia - pedido de perdón
También pidamos a Dios fortaleza y sabiduría para buscar los aires nuevos para nuestras organizaciones, grupos, familias, iglesias…

.Hermanos y hermanas, confesemos a Dios y pidamos perdón al Señor por las veces que ahogamos con acciones u omisiones el aire fresco que los hijos e hijas quieren traer a la familias o a las iglesias, y que los mayores ahogamos.
Confesemos a Dios y pidamos perdón porque no nos damos respiro en nuestras ansiedades y nuestros trabajos.
Confesemos a Dios y pidamos perdón porque tanto en nuestro mundo exterior como dentro de nosotros y nosotras no nos damos respiro y de este modo ponemos en peligro mortal el Espíritu divino que vive en cada ser humano y en cada criatura viviente, nuestras hermanas y hermanos.

Tenemos un momento en que cada una y uno de las y los presentes tenemos la oportunidad de expresar en frases breves cuáles son las industrias, empresas, costumbres, grupos de la sociedad, elementos etc. que más contaminan el barrio y la zona de nuestra comunidad.

Te pedimos Señor, que nos animes a abrirnos de corazón y sin miedo al aire nuevo de tu Espíritu, confiando esperanzados en lo que Él es capaz de crear hoy en nuestras organizaciones, grupos y comunidades de fe, para que se oxigenen de Vida Nueva nuestros esfuerzos y luchas...
Te pedimos Señor, como Salomón, sabiduría, para distinguir y tomar en serio las terribles contaminaciones de todo tipo que nos están deshumanizando y degradando: Necesitamos una aguda inteligencia, un valor inquebrantable y una perseverancia de largo aliento y visión de futuro para resistir, enfrentar y vencer a los poderosos que lucran con la degeneración, el ahogo y la muerte de tus criaturas, nuestras hermanas y hermanos.

(podemos pedir o repetir: “Danos tu aire nuevo, que nos renueve la vida” o cantar un canto acorde al tema).

5.-Oración de Colecta.

6.-Lectura y reflexión de la Palabra de Dios desde nuestra realidad contaminada. (Puede hacerse como homilía o como diálogo en grupos)
Se sugiere: Génesis 1:1-2 y 2:7 Juan 3: 3-8 Juan 14: 15-19 Hechos 2: 1-6 y 42-47.
Si se trabaja en grupos luego se pone en común lo elaborado en forma de escenificación, recortes, carteles, etc.

7. Manifestación de fe: propias de cada Iglesia.
Se pueden agregar expresiones de fe o compromisos comunitarios. Por ejemplo:
- Podríamos tomarnos un rato para –luego de haber sido desafiados y fortalecidos con la promesa de la presencia del Aire y Espíritu de Dios- animarnos a reflexionar y planificar concretamente qué podemos hacer como comunidad para resistir a la naturalización de la contaminación y cómo encarar acciones concretas de denuncia y enfrentar a los sujetos más importantes de la destrucción de nuestro medio más cercano.

- Proyectar algunas acciones concretas para prevenir la polución más simple y cotidiana e ir limpiando nuestro barrio.

- Asumir un compromiso personal y comunitario de reducir drásticamente la producción de ruidos molestos y el encendido permanente de la TV.


8. Sugerencias de algunos gestos solidarios que animan, contagian y dan esperanza:

- Con los chicos escribimos compromisos y mensajes esperanzadores sobre los globos de gas y los soltamos al cielo

- Inflamos otros globos con el “aire de cada uno” y regalamos a otros “nuestro aliento para alentarlo”.

9. Ofertorio

- Ofrecemos nuestro aliento –don de Dios- que trataremos de transmitir a otras y otros que lo necesiten para seguir viviendo
- Ofrecemos nuestra disposición a permitir que entren a nuestra comunidad “aires nuevos de Vida Nueva” para recrear lo estanco y viejo
- Buscamos otras ofrendas relacionadas con el aire y el Espíritu que podamos ofrecer a Dios, la comunidad y la sociedad toda.

10. Comunión

El canto y la música son vibraciones y mensajes que se elevan en el aire, tocan, hablan y transforman nuestro espacio vital y a los que lo comparten.
Similarmente la primavera suelta al aire sus semillas que son una apuesta renovada a la vida, sus aromas de esperanzas de alegría y plenitud.
También la Comunión es una celebración del “buen clima de la primavera”, anticipación de Nuevos y Buenos Aires en medio de nuestro ahogo.
Compartamos el Espíritu del Nuevo Mundo, en el que viviremos con la felicidad y plenitud de las flores y pájaros, libres en los aires de Dios.

11. Bendición de Despedida y Envío

Se puede utilizar la visión de Pedro Casaldáliga “Entonces veré” u otro texto, p.ej. del anexo

Cantamos junt@s: “Un poco después del presente” (Cancionero abierto) u “¡Otro mundo es posible!”

Acceder a canciones, otros recursos y subsidios para este domingo en: www.medh.org.ar, haciendo click en el link FUERA BUSH

Fuente: Proyecto Liturgia y derechos humanos del MEDH

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión