22905 visitas¿Por qué celebramos la liturgia en domingo?

¿PORQUE CELEBRAMOS LA LITURGIA EN DOMINGO ?

"El Domingo, el día de la resurrección de Cristo y de la aparición
ante los discípulos del Cristo crucificado y resurrecto, es el día
principal en el cual los cristianos se reúnen para la celebración
eucarística. En el seno de esta asamblea, la Palabra es leída y
predicada y los sacramentos son celebrados"

Principio 6. El Uso de los Medios de Gracia. Una Declaración acerca
de la práctica de Palabra y Sacramento.

El Domingo es el día festivo original de los cristianos centrado en
la resurrección de Cristo. Es "el día del Señor". El nombre dado a
este día de la semana refleja esta centralidad en muchos idiomas. En
castellano o en italiano, por ejemplo, el nombre esta basado en la
palabra latina que significa "Señor" : Dominus = Domingo.
Lamentablemente en inglés y otros idiomas del norte de Europa, el
antiguo nombre mitológico es aún utilizado (p. Ej. Sun (Sol), Thor,
Saturno).

Las Escrituras identifican cuidadosamente el primer día de la semana
(El domingo, no el sábado = el sabat) como el día de la resurrección.
Las mujeres encontraron la tumba vacía en el primer día de la semana
(Mateo 28:1 ; Marcos 16 : 2 ; Juan 20 ;1) ; el Cristo resucitado se
apareció, en primer lugar, en este día (Marcos 16 :9 ; Juan 20 :19).

Los primeros cristianos se reunían poco antes del atardecer del
primer día de la semana (aún cuando este era en el mundo antiguo un
día laborable), para leer las escrituras hebreas y los testimonios de
los apóstoles y evangelistas, y compartir la Cena del Señor (Hechos
20 :7). A partir de esta primera costumbre de los cristianos, el
domingo ha llegado a ser el día de la celebración litúrgica, y no
necesariamente un día no laborable.

El emperador Constantino lo dignificó como festivo porque era este un
día muy especial para honrar a Cristo en la celebración de cada
semana.

No es un accidente el que los cristianos se congreguen en el domingo
para la celebración litúrgica y especialmente para la Santa Comunión.
A partir de la primera Pascua, los cristianos han experimentado las
apariciones del Cristo resucitado en "el primer día de la semana". La
celebración realizada en este día es un testimonio de Cristo, de su
resurrección , y de la esperanza de su regreso. Juan, el discípulo
amado, se describe a sí mism ocomo viviendo en: "El Día del Señor fui
arrebatado por el Espíritu" (Apocalipsis 1 : 10) como elcontexto de
sus revelaciones.

Históricamente, el domingo no es simplemente una versión cristiana
del sábado judío. Es muy posible que los cristianos de extracción
judía durante los primeros siglos observaron tanto el Sabat con los
hebreos y el primer día de la semana - el día del Señor - con los
cristianos, porque ambos días tenían su propia y específica
significación. El Sabat encuentra su origen en el decálogo. El Sabat
recuerda la creación : "...y en el séptimo día Dios descansó". El
domingo apunta hacia la resurrección de Jesús. En la Apología de la
Confesión de Augsburgo claramente se argumenta que la celebración
cristiana del domingo no es una continuación de la observancia
del Sabat (CA XXVIII). Lutero enseñó también que el comportamiento
apropiado de los cristianos es aquel de centrarse en la predicación,
la escucha y el aprendizaje de la Palabra de Dios, y no en el
descanso del trabajo. (Catecismo Menor : El Tercer Mandamiento)

Por supuesto, el domingo no es el único día apropiado para celebrar
la liturgia. Ningún día transcurre sin la alabanza a Dios en Cristo
Jesús. La oración diaria - matutina y vespertina - tanto en la
congregación como en el hogar, en la celebración dominical, en los
días de especial devoción, durante las épocas de especial preparación
del Adviento y la Cuaresma, la oración antes de las comidas, al
acostarnos y levantarnos, son todas importantes. Pero estas
oportunidades adicionales de celebración no disminuyen el lugar
especial del domingo en la proclamación del evangelio.

La celebración realizada en el día domingo es una tradición antigua y
bíblica ; ella es un testimonio de la realidad histórica de la
resurrección de Cristo. La liturgia dominical mantiene la identidad
cristiana tanto en una cultura hostil - como la de los primeros
siglos de la era cristiana - o en una cultura que es oficialmente
sostenedora de l aiglesia, tal como ocurrió en los siglos posteriores
a Constantino. En nuestros propiosdías, la asamblea de todos los
creyentes bautizados para celebrar la Cena del Señor es un testimonio
evangélico importante para el mundo.

Todas las cosas en la vida cristiana son llevadas a cabo en fe,
esperanza y caridad, mirando hacia adelante hacia la gloria que aún
ha de ser revelada. Esta es una verdad preeminentemente verdadera con
relación a la reunión de los creyentes. En el Octavo Día,
perpetuamente el Primer Día de los nuevos tiempos, esta visión de
la eternidad llega a ser el centro.

Luego, en un sentido particular, nuestra ciudadanía celestial es
afirmada clara e inequívocamente. Es aquí donde renovamos cada semana
nuestra alianza con la Jerusalén celestial, aquí se nos da una cierta
visión de la esperanza de nuestro llamado. En el domingo no se nos
ofrece meramente una exhortación homiletica para creer o una
declaración catequetica de la fe, sino que es la viva y actual
experiencia de la completa y comprensiva celebración.

-H. Boone Porter-

El Día del Señor proclama el comienzo de un nuevo día (era)en el
cual Cristo es el Señor del tiempo, de la vida y de la muerte, y de
una nueva comunidad.

Preparado por Paul Nelson.
Noviembre de 1997.
Traducido y adaptado por Lisandro Orlov
Junio de 1998.

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI
Temas: Liturgia

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2007-12-21 13:43:07
Ferdy Lopez
1
querer torcer la verdad, con opiniones humanas es meramente la justificacion del hombre para hacer su propia voluntad. Hacer lo que puede y no lo que Dios pide. En todo este asunto es necesario OBEDECER A DIOS ANTES QUE A LOS HOMBRES. Como es posible dejar torcer la conciencia a metodos y enseñanzas que los hombres han inventado.
2007-01-16 12:24:56
Pablo Norbetto Gomez
10
Nada mas me interesaria saber por que motivo creen que es mas importante poner mandamientos de hombres,en lugar de los que Dios,con su propia mano escribio.(dueteronomio 10:1-5)y por que es mas facil decir que Jesus resucito en domingo(motivo por el cual lo santifican)que pensar que Jesus descanso el Sabado que Dios en conjunto con el y con el Epiritu Santo puso como mandamiento...(Exodo 20:8-11)Salmos 33:4 Porque recta es la palabra de Jehová, Y toda su obra es hecha con fidelidad...Juan 8:31-32 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres...La verdad os hará libres es una frase citada a menudo. Sin embargo, nosotros somos hecho libre sólo "si seguimos en SU PALABRA." NOSOTROS no podemos recibir la verdad excepto de la Palabra de Dios.Lucas 11:28 Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. La fe es el resultado de recibir la Palabra de Dios. Isaías 28:13 La palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos.Isaías 40:8 Sécase la hierba, marchítase la flor mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.Aunque cosas y seres vivos mueran, la Palabra permanecerá para siempre, sin mutación o cambio.Isaías 8:20 ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.Si uno contradice a la palabra, hay un problema serio... Hechos 20:32 ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados. Que DIOS los bendiga...
2006-05-15 18:40:43
Victor Manuel Castro Chinchilla
10
Los judios se congregaban en el séptimo dia y los cristianos en el primer dia. Para el Señor no hay ninguna diferencia si la gente se congrega un domingo o un sábado, para el Señor lo importante es que le adoren en Espíritu y en verdad. Examinando el Libro de los Hechos que registra el comienzo de la iglesia, vemos que ellos se reunían en casas y que compartían la palabra con cantos espirituales, himnos y doctrinas. Dios es espíritu y sus adoradores deben adorarle en espíritu. Dios busca que su pueblo viva en unidad, unánimemente juntos, orando juntos, hablando todos la misma cosa y compartiendo lo que cada uno tiene como siendo parte de todos, el que es rico que venda todo lo que tiene y se lo dé a los pobres, la iglesia apoyando a las viudas, todos proclamando a Jesucristo como el Señor, siguiendo sus mandamientos en el amor de Dios. Dos mandamientos nos ha dado el Señor Amad a Dios y amad al prójimo. Si los católicos celebran en el domingo bueno está, si los judíos celebran el sábado, bueno está. Nadie debe juzgar a nadie por dias ni fiestas. La partición del pan en las casas es sumamente importante porque hacemos memoria de su muerte y de su próxima venida. Amen