4103 visitas¿Imagen o integridad?

Sentado en su nueva oficina un abogado, recién recibido, esperaba su primer cliente. Al escuchar que la puerta se abría, rápidamente levantó el teléfono y trató de mostrar que estaba muy ocupado.

El visitante pudo escuchar al joven abogado decir: Mario, volaré a Córdoba por el tema de los hermanos Fernandez parece que esto va a ser algo grande. También necesitamos traer a Carlos desde Salta para el caso Aguirre. Mario, perdonáme, alguien acaba de entrar. El abogado dijo: - Bien, ¿En que puedo ayudarle? Con una gran sonrisa, el hombre contestó: estoy aquí solo para instalar su teléfono...

Enseñanza: Podemos estar seguros que si elegimos una vida superior e imaginaria, llegará el tiempo cuando alguien estará allí esperando "instalar el teléfono".
Más allá de cuantas personas tengamos la capacidad de engañar desde atrás de nuestras "fachadas", siempre habrá alguien que sabrá quienes somos realmente. Es importante entender que la imagen es lo que las personas piensan que somos, pero la integridad es quienes somos realmente.
"El que camina en integridad anda confiado" (Proverbios 10.9)

Extraído de: "Caricias para el Alma", Fundación Cristo Para Todas Las Naciones.
Aportado por Silvio Schatz

Fuente: Red Crearte.

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2005-07-15 20:52:17
claudia garcía martínez
10
Gracias por recordarme lo que es la integridad y que importante es que la practiquemos con nuestros semejantes. Dios los bendiga y les siga dando sabiduria para que continuen mostrandonos con estas reflexiones lo importante que es agradar primeramente al Señor y después que podamos mostrarnos sinceros, integros y honestos con los demás.