7853 visitas¡Ha Resucitado!

¡Ha Resucitado!

En el primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, aún siendo oscuro, al sepulcro y vio quitada la piedra del sepulcro.
Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto. Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos: pero esotro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro.5 Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro y vio y creyó. Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos" ( San Juan 20: 1-9)

El Viernes Santo, bajaron a Jesús de la cruz y lo llevaron al sepulcro que les había facilitado José de Arimatea. Jesús había muerto y fue sepultado. Pero el día Domingo, el sepulcro estaba abierto y vacío. Cristo ya no está más en el lugar de los muertos, ¡había resucitado!. Cristo ya no está en el sepulcro, y fue comprobado. Lo testimoniaron los ángeles, las mujeres que fueron las primeras en ir, lo encontraron vacío. Pedro y Juan fueron a verificarlo con sus propios ojos, ya que no creyeron en el testimonio de las mujeres, y se dieron cuenta por ellos mismos de este hecho. Jesús ya no estaba allí, ¡El sepulcro estaba vacío!

¿Qué sucedió? ¿Quién abrió el sepulcro? ¿Quién movió aquella pesada piedra? ¿dónde estaba Jesús?. Es imposible que Jesús se hubiera solo desmayado. Los que entretejieron esa teoría con el cuerpo de Jesús, no pensaron que Había sido azotado despiadadamente, clavado, y derramado tanta sangre. Además, su costado fue traspasado por una lanza, de donde salió agua y sangre. Jesús estaba bien muerto ese viernes, como para desmayarse y después aparecer a sus discípulos al despertarse de ese desmayo y decir ¡"Paz a ustedes"!.
No era posible que su cuerpo haya sufrido total descomposición , porque había muerto apenas tenía menos de treinta y seis horas después de haber fallecido.
Era imposible que los discípulos hubieran robado el cuerpo, ya que había un pelotón romano custodiando la tumba por instrucción de los sacerdotes y fariseos. Si ellos hubieran robado el cuerpo en el supuesto legado, ustedes creen que podrían decir al mundo que resucitó , e incluso a estar dispuestos a morir por confesar y creer esta verdad.
Es imposible también que los sacerdotes y maestros de la ley robaran el cuerpo, ya que con solo mostrarlo, echaría por tierra la evidencia de la resurrección de Jesús.
¿Qué es lo que sucedió entonces con el cuerpo de Jesús? ¿Cómo es que entonces está el sepulcro vacío? No hay explicación natural y científica que demuestre este hecho.
¿Que sucedió entonces? Jesús se había levantado corporalmente de entre los muertos. ¡Jesús ha resucitado!

Nosotros estamos también en muchos casos en la condición de las mujeres, de Juan y de Pedro, que fueron al sepulcro y se llevaron la sorpresa de la resurrección de Jesús, aún recibiendo esa enseñanza de Jesús en muchas oportunidades, ya que "ellos no habían entendido que el Señor habría de resucitar." Mientras que el hecho de la resurrección de Jesús , anunciado en el Evangelio, no sea una realidad de vida entre nosotros, seremos los "cristianos", si es que se puede llamar así, apáticos, indiferentes y muertos. Más, si la certeza de la resurrección que viene por la palabra y sacramento es una realidad en nosotros, y lo es porque así lo atestigua el testimonio de la Escritura, si nos sabemos amados así por Jesús que murió y resucitó para que también nosotros resucitemos con él a nueva vida, entonces nuestra vida nunca más será igual que antes. Todos nuestros pensamientos y acciones serán entonces serán expresiones de amor y gratitud hacia Aquel vencedor de la muerte y en servicio amoroso a los seres humanos.

Que habrán dificultades, si muchas más que antes, más Cristo nos capacitará con los medios que él mismo escogió (Palabra y Sacramentos) para fortalecernos en la fe, darnos esperanza, perdón vida y salvación. Que podamos todos en este día confiar nuestra vida a su cuidado creyendo el Evangelio de la resurrección, y que la certeza de nuestra salvación en unión con Cristo sea nuestra alegría y gozo. Así sea.

Fuente: Aportado por el autor

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2006-03-30 17:34:03
Nancy lucero Mejia gonzales
1
no tiene nada de informacion