3966 visitas¡GRACIAS! “Doy Gracias a mi Dios...”

1 Tesalonicenses 5:18
“Dad gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

Ser agradecidos es una señal de salud emocional. Es interesante observar cómo en todas sus cartas, con excepción de la enviada a los gálatas, el apóstol Pablo incluye una expresión de gratitud hacia sus destinatarios, aun cuando algunos de ellos le habían producido más de un dolor de cabeza. En su carta a Filemón no podía faltar la gratitud.

Con frecuencia pensamos que hay más motivos para quejarnos que para agradecer. Lo cierto es que cuando vivimos con la queja en los labios el resultado siempre es lo opuesto a lo que queremos conseguir. Es muy difícil vivir con un quejoso, pero ¡qué grato es estar al lado de una persona llena de gratitud! Una palabra o un gesto de gratitud hacia nuestros hijos pueden hacer la diferencia de un futuro carácter feliz o un futuro genio avinagrado. Decir “gracias” puede sonar como música a los oídos y dar ánimo al que está en medio de una tarea tediosa y rutinaria.

Oramos:
“Señor, borra de nuestros labios la queja y ayúdanos en este día a ser agradecidos".

Fuente: Eirene Argentina
Temas: Gratitud a Dio

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2007-11-23 22:05:45
Olga Cárdenas de Flores
10
Hno.Jorge, gracias por recordar el día de ayer jueves 22 de Noviembre, en USA, Canadá y algunos otros países lo celebran de una manera muy linda su escrito es motivo de reflexion y análisis, nos motiva a ver cuantas bendiciones diarias, segundo a segundo recibimos del Señor afortunadamente muchas personas en este mundo tan contaminado tenemos corazones agradecidos y nos basta pasar por alto lo que no tenemos o de lo que carecemos transitoriamente para ennumerar las bendiciones del Señor y que esto nos sirva para sonreir y alegrarnos darle gracias por la vida y lo que el decida darnos a cada uno de nosotros. Nuestros tiempos son distintos a los tiempos celestiales y es hermoso esperar en Él. Dios les siga bendiciendo. ¡SHALOM!