19308 visitas¿De dónde vienen las listas de lecturas usadas en nuestra liturgia dominical?

Muchas iglesias luteranas utilizan un sistema de lecturas de las Escrituras seleccionadas específicamente para cada domingo del año eclesiástico. Todo sistema de lecturas tomadas de las Escrituras se llama "leccionario". El leccionario lo podemos encontrar con dos estructuras básicas: una lista de citas bíblicas que se han de leer directamente tomadas de la Biblia, o un libro en el cual cada una de las lecturas está impresa íntegramente con el objetivo de su lectura en público y la proclamación en la asamblea litúrgica.

En América Latina podemos encontrar en las iglesias luteranas ambas formas de leccionario. En el Libro de Liturgia y Cánticos en las páginas 13 a 38 encontramos la lista de lecturas para cada domingo del año. En algunas comunidades han comenzado a utilizar una versión que incluye cada texto de esa lista transcripto en su totalidad que incluye la lectura del Antiguo Testamento, el Salmo del día, la Carta del Apóstol y el Evangelio.

El leccionario utilizado por El Libro de Liturgia y Cánticos, adoptado por varias iglesias luteranas de habla hispana, es el llamado Leccionario Común Revisado (LCR). Este leccionario fue desarrollado por una organización llamada Consulta sobre los Textos en Común. Esta organización ecuménica está constituida por diversos cuerpos eclesiásticos en Estados Unidos y Canadá. Los materiales preparados por este grupo están siempre sujetos a la adopción por parte de cada uno de los cuerpos eclesiásticos individualmente- Varias iglesias han adoptado este leccionario. El resultado es un compartir ecuménico cada domingo de las mismas lecturas utilizadas en un creciente número de iglesias. Uno puede visitar una iglesia Anglicana (Episcopal), Metodista, o cualquier otras iglesia, encontrando que las lecturas son las mismas o similares a las utilizadas en su propia congregación cada domingo.

El Leccionario Común Revisado está dividido en tres ciclos anuales de lecturas. En el año A las lecturas del evangelio procede primariamente de San Mateo. En el año B las lecturas del evangelio procede primariamente de Marcos. En el año C las lecturas proceden primariamente de San Lucas. San Juan es utilizado durante los tres años. Cada ciclo comienza con el Primer Domingo de Adviento del año eclesiástico y continua hasta el último domingo, Cristo Rey.

El Leccionario Común Revisado también provee dos sistemas de lecturas con relación a las Escrituras Hebreas (Antiguo Testamento). Uno esta basado en un texto relacionado con el evangelio del día. El otro utiliza una lectura continua de las Escrituras Hebreas. El primer sistema utiliza un criterio tipológico en la selección y relación de los textos del Antiguo Testamento con el Evangelio. Así es que el esquema utilizado para el año A, cuando se da lectura al Evangelio de Mateo y el Pentateuco, se ve a Jesús como tipología del nuevo Moisés. Durante el Año B, cuando se relaciona el Evangelio de Marcos con los libros de Samuel y de Reyes, Jesús es, tipologicamente hablando, el nuevo David. En el ciclo C, con la lectura del Evangelio de Lucas y los profetas, Jesús aparece como el prometido salvador del mundo.

Este leccionario es un leccionario dominical, esto es, incluye un conjunto de tres lecturas y un salmo para cada uno de los domingos del año eclesiástico. En razón de que el domingo es la celebración más antigua de la Resurrección de Cristo, el domingo es considerado como el día fundamental de la celebración de la Palabra y el Sacramento. Las lecturas para las celebraciones diarias o de las fiestas menores y las conmemoraciones no forman parte de este leccionario. Cuerpos eclesiásticos individuales tiene prácticas diferentes con relación a estas celebraciones. "El Libro de Liturgia y Cánticos" continua utilizando lecturas específicas para esas celebraciones.


En las iglesias luteranas hemos heredado dos tradiciones con relación a la importancia del domingo y de los fiestas menores. Ambas tradiciones preservan importantes puntos de vista. Uno tradición entiende al domingo como la más importante fiesta de la resurrección de Cristo y cuando una fiesta menor, que tiene una fecha determinada para su celebración, y ese año cae en domingo, nunca reemplaza las lecturas del domingo sino que esa fiesta es observada el lunes inmediato siguiente. La otra tradición considera a las fiestas menores como una ocasión de testimonio de Cristo en la vida de los santos. Esta tradición permite y, aún alienta la substitución de las lecturas de la fiesta menor en lugar de las lecturas del domingo cuando una fiesta cae en un domingo cuyo color litúrgico es verde. La práctica luterana ha variado, sin embargo, la preferencia ecuménica dominante opta por mantener la integridad del domingo y no interrumpir las lecturas dominicales con estas otras celebraciones.


Algunas personas en las iglesias luteranas se han hecho la pregunta con relación a algunas pocas lecturas indicadas en el Leccionario Común Revisado que procede de los libros deuterocanónicos y apócrifos. Estos libros no se los comprenden dentro de los 66 libros del canon de las Escrituras. Sin embargo, ellos están estrechamente relacionados a los libros incluidos en el canon. En algunas iglesias existe una antigua tradición de lecturas tomadas de estos libros durante los domingos junto a las de los libros canónicos. Lutero mismo recomendó el estudio de estos libros. Teniendo en cuenta que el Leccionario Común Revisado es un leccionario ecuménico para uso de varias iglesias en las que algunas iglesias ya utilizaban estos libros y otras que no lo hacían, se indicó una lectura alternativa tomada de estos libros. Cuando esto ocurre, siempre se indica otra lectura alternativa tomada de uno de los libros canónicos de las Escrituras. En general, cuando las iglesias luteranas preparan material de apoyo a la acción litúrgica de las congregaciones, siempre se prefieren los libros canónicos. La otra lectura se la puede indicar en el listado o se hace referencia a la misma pero casi nunca se imprime esa lectura. .

El Leccionario se puede utilizar en una gran variedad de formas:


Para proveer a todas las iglesias o denominaciones con una estructura uniforme y común de la proclamación bíblica.


Como una guía para los ministros ordenados, los predicadores, catequistas, miembros de la iglesia, músicos y maestros de escuelas dominicales, que les muestra aquellos textos que han de ser utilizados en un determinado domingo.


Como una guía y recurso para los clérigos de diferentes congregaciones que desean trabajar y orar juntos cuando comparten sus recursos y comprensión de los textos durante la preparación de sus predicaciones.


Como un recurso para aquellos que producen ayudas para predicaciones ecuménicas, comentarios, planes de estudios para escuelas dominicales, y otros materiales devocionales.


Como una guía destinada a personas o grupos que desean leer, estudiar y orar con la Biblia en consonancia con la oración y la predicación del la iglesia. Algunas congregaciones imprimen en sus boletines las citas de las lecturas del siguiente domingo y alientan a los fieles a venir preparados para la próxima celebración semanal. La indicación del salmo puede también ser incluido para alentar la reflexión sobre la primera lectura..

Las lecturas del Leccionario Dominical no incluyen la totalidad de la Biblia. Ellas son una selección de momentos culminantes del ministerio único y salvífico de Jesucristo, y junto con el año eclesiástico tiene como meta el desplegar esa realidad. Estas lecturas exponen delante de los cristianos congregados para la celebración litúrgica gran parte de los evangelios y otros escritos del Antiguo y del Nuevo Testamento. El Leccionario Dominical es una herramienta muy útil para la proclamación que hace la iglesia de Jesucristo.

Preparado por Paul Nelson Otoño de 1999.

Adaptado y traducido por Lisandro Orlov septiembre 2000.

PLP;E6;45;yellow

Copyright © 2000 Evangelical Lutheran Church in America
Este documento puede ser reproducido en su comunidad siempre y cuando la indicación del copyright aparezca en cada copia.

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2013-09-07 00:24:50
Aurelio Magarino
7
Sin duda alguna el uso del leccionario permite ensenar y predicar sobre un numero mayor de temas doctrinales importantes. De lo contrario, podemos caer en el uso de predicar de los temas que mas nos atraen, impidiendo asi que la congregacion sea expuesta a todo el consejo de Dios en su Palabra.
2001-07-23 12:23:20
alba luz arrieta
10
Es una excelente herramienta para dar a conocer a los fieles el sentido que damos a nuestra liturgia y cómo hacemos la misma "inteligentemente y en orden! Bendiciones. Alba L. Arrieta (Iglesia Presbiteriana, Bogotá, Colombia)