52541 visitas¿A que huele tu vida?

Mensaje inspirado en Juan 12:1-8
Titulo: ¿A qué huele tu vida?

Durante esta semana, varias noticias estremecieron a nuestra isla. Noticias que reflejan la crisis que vivimos como sociedad puertorriqueña, como una gran familia llena de retos y problemas que no hemos podido superar. Por un lado escuchamos las noticias desde el pueblo de Salinas y nos estremece escuchar como un estudiante alcanza cobrar la vida de otro de sus compañeros apuñaleandolo en pleno salón de clases. La escuela que hasta hace muy poco era el lugar que habíamos señalado como el espacio sagrado del desarrollo y cultivo del intelecto se ha visto empañado con esta y otra reciente muerte, en un lugar inseguro, lleno de tensión y muerte.

Y yo me pregunto, ¿a donde nos dirigimos si no defendemos nuestras escuelas?. Hasta hace poco eso es lo que veíamos como común en las películas de los "suburbios". ¿Sera que eventualmente nuestras escuelas se convertirán en centros de deformación de la conducta, de aprendizaje de malas mañas dominadas por los poderes de las drogas, de la violencia y de la muerte?. Si no podemos dominar nuestras escuelas, ¿como podremos controlar las cárceles?.

Por el otro escuchábamos la sorprendente noticia, en el pueblo de Carolina, de la muerte de un hermano a manos de su propio hermano por razones de herencias y de dinero. Según narraba uno de los empleados del fallecido, un hermano entra al negocio del otro y le propino varios disparos que le causaron la muerte. Mientras salia, dos comentarios me apretaron el corazón: primero su peticion de que alguien que llame a su mama y le informe lo que acaba de hacer. El segundo lo dijo mientas lo metían en el auto policial, un reportero se le acerco y le pregunta "¿te arrepientes de todo esto? Y el hombre le contesta "-no."

Otro titular, aun mas paradójico, llamó mi atención el jueves mientas leía el periódico en la internet. El titular leía: Cristo llega a la Isla, y obviamente hacia referencia de la llegada de la tan mentada película dirigida por Mel Gibson, La pasión del Cristo a Puerto Rico.

A mi parecer, todos estos elementos tienen algo en común. Y aunque a nivel individual no podemos entrelazarlos por los lazos ordinarios de la lógica, resulta razonable amarrarlos a través del prisma de la fe y la experiencia humana. Podriamos unir estos puntos distantes en temas comunes: la crisis familiar, el dolor que causa un corazón lleno de rencores y como los libera a través de la violencia, la muerte del ser humano a manos de su hermano, y la ausencia de Dios en el corazón de la humanidad.

Pero vayamos mas alla en este esfuerzo y unamos estos puntos con la Palabra de Dios. Dejemos que la Biblia nos haga mas preguntas acerca de esta realidad del siglo XX.

Personalmente, no me puedo imaginar una mejor manera para describir el sentimiento y la descripción de Juan el evangelista cuando preserva para nuestro deleite, por mas de docientos siglos, el cuadro de la unción de Jesús a manos de María. Todos presentes en una misma habitación, fundidos en una sola escena: lo sagrado, lo impuro, la tristeza del adiós y la alegría de la humildad y el ser perdonados.

Y Juan lo simplifica contrastando dos personajes claves: María la hermana de Lázaro y Judas, uno de los doce, el llamado Iscariote. Dos reacciones diametralmente opuestas frente a la misma situación. Una que provoca vida y otra que se dirige a la muerte.

Juan es claro al decirnos que todo esto ocurre una semana antes la pascua, es decir una semana antes de la muerte de nuestro Señor. Esta no es la ultima cena, sino la penúltima. Y Jesús es invitado a una casa. La Biblia, específicamente los Evangelios, hacen referencia de unos 12 hogares que Jesús visito: de Pedro, de Mateo, del magistrado, de Simón el leproso, del jefe de la Sinagoga, una casa indeterminada, de un fariseo, de uno de los principales de los fariseos, de Jairo, de Zaqueo, de Marta y la casa donde perfuman a Jesús.

No olvidemos que antes del templo, estaba la casa. Era en la casa, una estructura que por lo general albergaba unas 40-50 personas (cuando se trata de personas adineradas), donde Jesús ubica su actividad pastoral.

Como menciona el Dr. Juan Bek en el prologo de un libro titulado, La Iglesia Primicia del Reino: "En el ministerio de Jesús, llama por ejemplo la atención la frecuencia con que visita a una variedad de esas casas. Se queda y come en casa de amigos, de seguidores y de otros protagonistas de sus actividades y vida diaria. Su predica y acción liberadoras ocurren no solamente en el camino, en el monte, en el llano o al lado del lago, sino con mas frecuencia están ligadas a su visita a varias casas."

San Juan nos invita a Betania, a la casa de Lázaro y sus dos hermanas. Suponemos que al menos uno de los doce, o los doce lo acompaZaban. Suponemos también que había otros invitados. Juan dice ‘que Marta servia mientras Lázaro se encontraba entre los invitados. De repente algo poco usual ocurre, María se acerca a Jesús, pero no viene con las manos vacías. Trae consigo medio litro de un aceite perfumado de nardo muy fino y muy caro. Algunos estudiosos calculan que el costo de este perfume es igual a la suma del salario de un aZo entero de cualquier obrero (sin las deducciones del seguro social!).

Y el observador nos describe que María tiene una intención particular. La fragancia que contiene el frasco viene llenando la habitación de un olor particular. La gente se va quedando en silencio. Todos en la espera, cautivados por lo que una mujer con un frasco de perfume tan costoso hará, la miran. A medida que avanza, Judas calcula el costo de tan preciado perfume y se imagina lo que podría hacer con las ganancias.

Un perfume tan caro debió estar también en un envase que llamaría la atención de cualquier persona. La mayoría de ellos quizás había visto una cosa igual en el mercado (quizás en Plaza las Americas!). Pero nunca tan cerca. Son de esas cosas que vemos en las vitrinas y sabemos de antemano que estamos ante un articulo de un valor incalculable.

Y llegando hasta donde estaba Jesús, le remueve las sandalias signo de libertad-por que a los esclavos no le era permitido usarlas-y derramo el perfume sobre los pies del maestro, los ungió. Y como si esto fuera poco lo seco con sus cabellos.

Varios símbolos se esconden detrás de esta acto.

Primero, la unción con el perfume es el anticipo de la muerte de Jesús. En los tiempos Bíblicos todo cadáver era preparado y cubierto con especies y perfumes antes de ser enterrado. Juan nos esta dando una clave anticipadora de la muerte de Jesús. Segundo, con este acto de humillación, María-por que para ungir los pies de una persona que esta sentada hay que arrodillarse en el piso-esta reconociendo el Señorío de Jesús. Y mas aun con la unción le reconoce como el mesías prometido el hijo del altísimo. Para lo que creen que la fe era de Jesús con unos hombres, estamos frente a una de las discípulas de Jesús. Y comenta Juan, y la casa se lleno con el olor del perfume.

Cuando nos medimos frente a María, la discípula de Jesús, no podemos evitar contrastar nuestras propias vidas con su ejemplo. Su acto de desprendimiento nos invita a ir mas alla de lo ordinario para ofrecerle a Dios, no solo lo bueno de nuestras vidas, sino lo mejor.

¿Quien no ha comprado un vestido nuevo, una ropa nueva, unos zapatos nuevos y lo tiene reservado para una ocasión especial?. Cuando llega ese día especial, nos tomamos todo el tiempo del mundo, nos preparamos, queremos lucir lo mejor que podamos y finalmente nos vestimos con lo mejor que tenemos. María reconociendo su vida, no se preocupo tanto por vestirse externamente, ella se vistió de humildad y de quebranto. No guardo nada para si. El acto de secar los pies del maestro con sus cabellos es otra manera de pedir urgentemente la ayuda del cielo y con ello dedicar toda su vida al servicio del Reino.

Hermano, hermana, joven, Iglesia ¿A qué huele tu vida?. El ejemplo de María nos dice que todos tenemos algo de valor que ofrecerle a Jesús. Todos poseemos en nuestras vidas un frasco de perfume de nardo muy fino y carísimo que debemos derramar sobre los pies del maestro. La tradición bíblica hace referencia en mas de una ocasión a las oraciones del justo como perfume de olor fragante que suben hasta donde esta Dios.

Ofrecer nuestro perfume es la aceptación de que a pesar de nuestra naturaleza pecaminosa, cada uno de nosotros posee algo bello, algo precioso que dar a los demás y a Dios. En un himno que escuche hace muchos años los hermanos comparaban la vida del creyente con un árbol aromático. Y decían "hermanos seamos como es sándalo que aun perfuma el hacha que lo hiere."

No cabe que vendrán los Judas con sus ideas descabelladas. Rogandonos que guardemos en nuestro frasco el amor, el perdón y la armonía y en cambio ofrezcamos al mundo odio, violencia y mas dolor. Mientras ellos dicen "ojo por ojo diente por diente" Jesús nos reclama con autoridad "amad a vuestros enemigos". Sí, no cabe duda que es mucho lo que podemos hacer con nuestra bondad, con todos nuestros dones, con todo nuestro amor. Pero de todas las opciones la peor es guardarla egoístamente para nosotros, es confinarla, como aquella genio de la botella, aun frasco bonito.

Pero digame usted si, ¿de que vale un perfume caro encerrado en un frasco si no perfuma? ¿de que vale la sal si no sala? ¿que provecho tienen nuestras vidas si no nos dedicamos a sembrar la semilla preciosa del amor y del perdón, del arrepentimiento y de la armonía?. Si no perfumamos la casa, ¿que nos queda?. Nos queda lo que hemos presenciado esta semana en Puerto Rico: un desagradable olor a muerte. Hermano por eso nos preguntamos hoy ¿A qué huele tu vida?.

Cuando pasa Cristo, cuando su presencia llega, la casa se perfuma. Como dice un cántico y cuando El pasa TODO se transforma, se va la tristeza llega la alegría. Su muerte en la cruz, aplaco el olor a muerte de la venganza, del odio y del rencor.

A una semana de la semana mayor, de la semana santa, nos preparamos y recordarnos que la vida humana es mas digna cuando nos decidimos a perfumar aun a las personas y las circunstancias menos agradables. Y mas digna aun cuando reconciéndonos, tal y como somos, nos rendimos completa y absolutamente a los pies de nuestro Rey y Señor, del Mesías prometido, aquel cuyo sacrificio hizo posible el perdón de los pecados y la salvación de nuestras vidas perfumandolas de una vez y para siempre.

Por eso apelando a aquel titular, no basta con que Cristo llegue a Puerto Rico o cualquier ciudad del mundo, es necesario que cuando llegue lo invitemos a nuestra casa. Abramos nuestros corazones para que halla un cambio radial y precioso en nuestras vidas.

A El sea la gloria por siempre, amen.

Fuente: Aportado por el autor
Temas: Compromiso

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2008-07-31 22:52:03
Ana Lilia Sallas Vega
10
Gloria a Dios por el tema muy bueno, gracias a Dios por sus siervos, adelante hermano sigamos compartiendo el evangelio a toda criatura
2008-03-05 16:22:39
ENRIQUE ZORIA MARQUEZ
10
ES UN TEMA MUY INTERESANTE Y ME GUSTA POR QUE SENTIMOS LA GRAGANCIADEL SEÑOR
2007-06-21 00:47:25
jose luis alba del callejo
10
ok esta o.k. super , lo maximo que he leido ,gracias a dios por estos mensajes, dios le bendice.
2006-09-02 14:37:49
alberto gonzalez
10
gracias hermano por dejarnos estas palabras yo creo que es el momento de dejar todo el olor de apeste atras y empesar a despedir aroma de amor anuestros hermanos
2006-09-02 14:36:20
alberto gonzalez
10
gracias hermano por dejarnos estas palabras yo creo que es el momento de dejar todo el olor de apeste atras y empesar a despedir aroma de amor anuestros hermanos
2005-05-21 18:43:22
Nilda Gomez
10
Para los tiempos que vivimos.....verdaderamente este mensaje es de gran valor.....y nos llama a autoevaluarnos...que aroma le estamos ofreciendo a Dios...Dios siga dándole preciosos mensajes...que lo necesitamos....
2004-08-31 20:42:19
Jesus Lara Leyva
10
Gloria a dios hermanos con tanta violencia es gratificante hacer un alto y preguntarnos el aroma de nuestra vida ya que nos vamos inmiscuyendo en cosas materiales y cuando volteamos hacia Dios es porque ya estamos derrotados y es nuestra ultima y unica salida. Gracias por estas predicaciones de alerta, Dios los bendiga
2004-08-17 15:46:24
JOSE GUADALUPE BALCAZAR GARDUZA
10
SI TODOS UTILIZARAMOS EL CONOCIMIENTO Q¿UE DIOS NOS HA DADO SERIAMOS UNA FAMILIA FELIZ PORQUE SE ACABARIAN LAS TRISTEZAS DIS TE BENDIGA
2004-05-04 20:13:53
yadira varona lamfernal
10
gran reflección,para todos cristianos y no cristianos ya que el señor nos esta llamando alejar todo lo malo y amar asi como el nos ama a nosotros,que en señor los continue bendiciendo
2004-04-03 00:03:14
Sal pimentel
10
Amen Hermano. El mundo nesecita el perfume del cristiano. El problema es que lo tenemos bien guardado. No por caro sino por temor. Dios le bendiga y le guarde.